Archivo de la categoría: Jacobeo

Hacia S. Andrés de Teixido: Camino del Mar

Se acerca el mes en el que las tinieblas vencen a la luz diurna, del ocaso otoñal que nos recuerda la nostalgia de los que se fueron, y de lo que se fue; del fin de las cosechas, del céltico Samhain banalizado por el consumista halloween…es tiempo de que el peregrino retorne sobre sus pasos al calor del hogar, y los caminos se despejen a la espera de la añorada primavera. Sin embargo, hay un Camino, uno de esos olvidados,  que  en este tiempo acentúa aún más su aura mistérica; camino antiguo, camino del mar, que sirvió en ambos sentidos para llevar peregrinos por las costas norteñas de la Península a Santiago, y para guiarlos hacia un destino tan presentido en el imaginario colectivo, especialmente el gallego, como real y auténtico…

Allá por la Sierra da Capelada, donde pastan los caballos libres, cuentan que las ánimas buscaban puerto para el Más Allá…en Teixido. Es la peregrinación a S. Andrés, una de las más ancestrales de Galicia; ignorada por los foráneos, en Galicia sin embargo goza de gran predicamento…que mejor ir de vivo a conocerlo.

Como uno es precavido, nos adentramos a la aventura en Octubre (que aun el día gana la partida a la noche…), tras muchas investigaciones y la inestimable ayuda del historiador Andrés Pena y del Club de Montaña de El Ferrol. El largo viaje hacia el norte nos llevó a uno de los muchos puntos de partida que todo camino tiene, pero único por tanta belleza, historia y leyendas que lo colmatan: la península de Sª Comba. Aislada con los temporales y mareas altas, la pequeña ermita encierra los conciliábulos y tradiciones de las esencias gallegas. La paz de la caída de la tarde y el batir de olas en su promontorio rocoso tenían algo hipnótico, como si en el aire se palpara el poso de los siglos.

Ligeramente ascendente desde la costa, el Camino caracoleaba entre pequeños  asentamientos urbanos y bosques de repoblación en su mayoría, fruto de un medio domado por el hombre, hasta llegar a la fabril ciudad de El Ferrol. Con la noche llegaron las nubes que anunciaban temporal, pero al amanecer el sol rompió en el horizonte con fuerza. Hasta llegar a S. Martiño de Xubia el transitar por la ciudad parecía más bien un intento de fuga de ese exceso de civilización que son las ciudades industriales, pero a la vista del monasterio y del primer cruceiro la visión del camino se fue “humanizando”. Por fin el primer pez de S. Andrés marca la sirga.

Desde aquí parte también el hermano, y bastante ignorado por las masas ávidas de “compostelas”, Camino Ingles. Durante unos cientos de metros ambos trazados comparten recorrido, hasta que la brújula los obliga a tomar direcciones divergentes. El Molino de mareas de Aceas, como un gigante varado, marca la frontera entre el mar y la montaña, dando paso a tupidos bosques de helechos y eucaliptos que engullen al caminante y, en ocasiones, hasta la luz del sol. Tengo que recordar forzosamente aquí el trabajo denodado de los montañeros de Ferrol por mantener abiertos y señalizados los caminos naturales hacia Teixido…sin ellos habríamos vagado por arcenes de carretera más de lo debido.

P1170855

La mañana avanza y el bosque se cierra con helechales que superan la altura de un hombre, caminando por trincheras de tierra, cuajadas de setas de todo tipo y arbustos coloridos que veíamos por primera vez. Llegando a Aldea Nova los horizontes se despejan y la senda comienza a ascender lenta pero inexorablemente hacia los espesos montes. Las castañas decoran los senderos dando la sensación de que se van a poner a caminar con nosotros de un momento a otro. Los “andresiños”, y algún solitario cruceiro, nos refieren que avanzamos por el Camino correcto cuando este comienza a descender hasta As Forcadas. Los km se acumulan y ya la tarde comienza a languidecer cuando, entre los árboles, se vislumbra la Capela da Fame: la vetusta puerta de madera antigua deja ver por hendiduras y cerraduras los “maios” recientes que alejan a los malos espíritus que, según las consejas de viejas a la luz de la hoguera, habitan estos lares desde tiempo inmemorial.

Y ya fronteriza la noche (que no es seguro andar por estos caminos con ella acechando y a saber que horrores nocturnos de la mitología galaica…) arribamos a O Porto do Cabo: las crónicas cuentan que en esta aldea confluían todos los caminos hacia Teixido para hacerse uno solo. La Casa do Morcego, hogar más que alojamiento por el trato de Antonia y José, nos cobija y da calor ante negros nubarrones que cierran el cielo.

En la noche caen torrentes y la meteorología aconseja quedarse en cama calentito, pero hay que seguir.  Cruzando de mañana el medieval puente que salva el rio, comienza una lluvia fina que se convertirá en tempestad mientras subimos la dura Cuesta de Aro. Llegando a la cima, el día se serena dejándonos trastocados, como un boxeador tras la pelea; algún perro, medio lobo, se nos cruza con la misma cara de asombro que nosotros, sorprendido por la fuerza de la Naturaleza. El sol, tímido al principio, saldrá lo suficiente entre las nubes paraqué el resto del Camino sea brillante entre los helechales mojados y los bosquetes resplandecientes.

Vamos avanzando por la Serra da Capelada, siempre ascendiendo, mientras muros de verde cerrado nos doblan la altura y ocultan el horizonte; el sol acompaña y las innumerables y diferentes setas, arbustos de todo tipo entre los gigantescos y cerrados eucaliptos, dan un aire de bosque de hadas.

Escarabajos de colores brillantes que parecen gemas, casi irreales, nos recuerdan las almas que van penando hacia el Santuario, y, al dejar al Oeste Cedeira, el aire del mar cercano que parece oscurecer los bosques dándoles un verde casi negro, nos anuncia la cercanía del lugar.

20151004_181702

La coqueta ermita de S. Roque de Reboredo nos ofrece su prado romero donde descansar un poco. Una manada de cerdos salvajes, cruzados con jabalíes de la zona, hace retumbar el aire mientras corren por las laderas de los últimos montes cuando, entre la espesura, comienzan a surgir ancestrales milladoiros de miles de piedras, testigos de un culto antiguo que se enreda entre lo pagano y lo cristiano. Ponemos la nuestra cumpliendo con el cometido de acortar el Camino a algún difunto que no vino en vida cuando asoman los rompientes de los acantilados: manadas de caballos salvajes campan a sus anchas por ellos, y nos atrevemos al vértigo de  una bajada hasta la minúscula, en la lejanía de una costa indómita, aldea de S. Andrés.

La satisfacción es enorme, y el descenso se disfruta por una alfombra natural de hierba y musgo, jalonado de cruceros y señales del Camino. La tarde declina cuando entramos en la pequeña Iglesia de aires marineros: S. Andrés, con decenas de exvotos a sus pies, ofrece una imagen de otro tiempo…a él nos encomendamos y agradecemos otra peregrinación cumplida. Las calles populosas del fin de semana, pronto se despoblarán, pues una ancestral tradición aconseja no pasar la noche allí, para no ser confundido con las almas viajeras.

Conseguidos los “sanadresiños” y  la “herba de namorar”, el bueno de José nos recoge para regresar a dormir a O Porto do Cabo. Ya allí, con la noche empezando a caer, paseando por la derruida y abandonada Casa Bastona, hospedería de peregrinos del siglo XV, reflexionamos sobre la riqueza de nuestra tierra en cultura, historia, y buena gente, y el desinterés que, las más de las veces, las arrincona, como estos muros que cobijo dieron a tanto peregrino.

No lo olvidéis, una pena os atenazará al cruzar la Estigia del final de los días si no vais allí ahora que podéis…y, miedos a parte, una experiencia maravillosa de vida y de peregrinaje nos espera en ese otro fin de la tierra…mejor de vivos, y que nos quiten lo bailao. Buen Camino.

(Publicado en el Nº 174 de la Revista Peregrino de Diciembre de 2017)

Sólo quiero caminar…

No corren buenos tiempos para el Camino de Santiago, no nos engañemos. Los que llevamos algunos años en esto, y le tenemos cierto aprecio y sentimos su espíritu aunque no sepamos aun, como el amor verdadero, comprenderlo, sabemos que las cifras que tanto gustan a las Administraciones Públicas y cabeceras de las noticias no son sinónimo de peregrinos predispuestos a la magia de la senda jacobea, a aprenden y sentir, a disfrutarlo como un buen café en invierno…sorbo a sorbo y sin prisas.

El turismo gana la partida sobre la cultura y la espiritualidad, poco a poco, con la connivencia o pasividad de muchos que presumen de defenderlo…hay que conseguir que cada año las cifras vayan a más…es lo único que responde al sentido del “éxito” de nuestra sociedad de consumo palomitero, de mercaderes en el templo.

Llegaba un familiar este fin de semana a Compostela, al que había “preparado” transmitiéndole los pocos o muchos conocimientos jacobeos, mi sentir por el Camino, y le llamaba la atención las colas para abrazar al Santo, y la soledad de la cripta…muy sintomático todo. Se “inventan” (literalmente) nuevos caminos para satisfacer el hambre atávico de desarrollo económico de esta tierra nuestra, y se ignoran o ponen zancadillas a quienes luchan por recuperar lo perdido, y no digamos por mantener lo que hay, cada día más “desgastado”.

Soplan vientos turbios que nublan el horizonte de los peregrinos…porque sigue habiéndolos a pesar de todo, en las sirgas más recónditas y en medio de las mareas de turistas…los reconoces por la mirada limpia, el respeto y generosidad, la calma y la expectación ante lo que ve y siente…son quizás los últimos apaches viendo llegar el ferrocarril, pero guerreros al fin y al cabo, que se resistirán con uñas y dientes. Y su ejemplo perdurará mientras Santiago quiera y hará resurgir, como el grano de esa paja impostada por vendedores de humo que hoy se enseñorean, el Camino siempre. Porque lo que se nace por moda tiene siempre los días contados, pasa como el viento, pero la peregrinación tiene mil doscientos años…no creo que sea por moda.

IMG_20160305_120942

Camino de la Frontera: realidad jacobea

Ha costado años de trabajo…y aun quedan: documentación histórica, investigación, trabajo de campo, exploración…pero el Camino Jacobeo de la Frontera es una realidad que, antes de que acabe el año, unirá las poblaciones del suroeste de Sevilla (e incluso de Cádiz), con el Camino Mozárabe de Santiago-Vía de la Plata, y llegará a Compostela.

Implicar y aunar voluntades no ha sido fácil, tanto de las instituciones públicas como de las asociaciones involucradas, pero la respuesta de los habitantes de Sierra Norte de Sevilla y, poco a poco, también de la Sierra Sur han puesto la simiente del entusiasmo y el apoyo básico que debe sustentar todo proyecto.

Se demuestra, una vez más, que en este mundillo jacobeo, como en todo ámbito social, el trabajo en una misma dirección por un proyecto común vence cualquier impedimento y es lo que esperan los peregrinos, los habitantes de los pueblos por donde pasa…unión y trabajo, factores obvios en todo éxito que se olvidan y relegan con demasiada facilidad.

pict0006

Camino y Universidad

El principal factor de mantenimiento de todo lo que merece ser Patrimonio de la Humanidad, lo que realmente da sentido a nuestro paso por este mundo, es la capacidad de transmitir ese valor de apreciar lo bello, lo sabio, lo que aporta valores…a las generaciones futuras. Hoy día es el principal escollo con el que se encuentran tantas iniciativas culturales, sociales o medioambientales (ya se sabe, esos sectores que no se sustancian en un enriquecimiento rápido y pecuniario…) en la sociedad actual.

El Camino de Santiago, el mundo jacobeo en general, para quien lo conoce, va más allá de la simple experiencia deportiva, cultural o religiosa: es una experiencia vital, una escuela de aprendizaje, comprensión y puesta en valor de principios fundamentales para el ser humano.

Pronto hará un año de una de las más importantes iniciativas en este sentido, como fueron las I Jornadas jacobeas Universitarias en Andalucía, acometidas por la Asociación Jacobea de Jaén. Derroche de trabajo, iniciativa, buen hacer y cariño, como todo lo que los amigos de Jaén emprenden: ponencias sobre historia y cultura jacobea andaluza, gastronomía mozárabe, sesiones literarias, y recorrer el Camino Mozárabe de nuestra tierra, haciendo que los universitarios bajaran de las Bibliotecas a las sirgas camineras…no se puede condensar ni equilibrar mejor tanto en tan pocos días. Implicar a la Universidad de Jaén costo trabajo…propagarlo al resto de Universidades andaluza (pues ese es el proyecto a medio-largo plazo) es una cuestión de sensibilidad y apertura de miras por parte del máximo estamento educativo de cada una de nuestras provincias…a la espera de ello estamos.

p1180327

Luna de verano

Ya paso tiempo, pero curiosamente la de estas noches me ha traido su recuerdo. Málaga, varada al borde del Mare Nostrum, nos ofreció a los peregrinos andaluces, hace ya casi un año, una luna  sin igual que compensó calores y demás en un paseo por sus calles nocturnas.

Bullicio del estío que rebosaba sus calles, muros jacobeos en su Iglesia de Santiago, y al final, la Alcazaba, colgada del collado como una imagen de otros tiempos, desconocida para muchos, último bastión costero nazarí antes de la caida de la Fortaleza Roja. Sus muros retienen historias e Historia, y la luz de sus patios y fuentes derraman sabiduría de otros tiempos.

De mañana, los esteros y arenales nos esperaban en abrazo fraternal con los compañeros venidos de media España. La luna fue testigo…como estas noches.

IMG_20150926_220659Alcazaba

Santiago politicamente incorrecto

Pues si…suena fatal ¿verdad? Pues mañana es la festividad más “políticamente incorrecta” de nuestro Apostol Santiago: el Dia de la Aparición o de la Batalla de Clavijo. Los abusos nobiliarios  que del famoso “voto de Santiago” se hicieron casi desde su inicio, y que remató la dictadura franquista, unido al buenismo de nuestros tiempos que trata de “suavizar” (y tapar…a veces incluso con flores…mientras el telediario nos ofrece los bombardeos en Siria) cualquier visicitud histórica de índole bélica entre culturas contrapuestas muchas veces en el devenir de la historia, hacen que mañana sea una festividad relegada a ambitos poco “populares”.

El Santiago peregrino y el Santiago Caballero, o Matamoros, son dos representaciones complementarias  de una misma devoción, y demostración de que la figura del santo tuvo su asiento en todo el devenir histórico de este pais, adaptándose a las necesidades de cada tiempo. Lo escribí hace tiempo para la revista “Peregrino”; el Santiago guerrero que mañana se recuerda, fue fruto de la necesidad de una época de aunar esfuerzos en torno al casi único simbolo que podía unificar voluntades en una peninsula ibérica fragmentada (como siempre) en reinos e intereses. Fuera de eso contexto, como gustan de interpretar sectores pseudo-modernos de la sociedad, la figura es denostada hoy día, como si tuvieramos que avergonzarnos de una historia que llevó a este pais hacia unos valores y libertades que forjaron Europa…esos mismos que hoy cuestionan los organismos dirigentes europeos con sus políticas.

En Andalucía, afortunadamente, por su historia de frontera, asimilimos más esa imagen de Santiago a caballo, dando lugar a nuestro especial y particular acervo devocionario jacobeo que alcanza puntos álgidos en localidades como Aznalcazar, con sus fiestas de Santiago declaradas de interés turístico que mueven a todo un pueblo. La historia hay que asimilarla, aprender de ella y comprenderla, sacando siempre lo que de positivo nos deja. Mañana será un dia festivo para los peregrinos que saben que el Santo siempre esta presente donde se le necesita: a pie o a caballo.

20150725_130656

Piedras plateras

03/09/2015

…y volvimos al Camino. Se hace larga la espera, como la de todo lo que vale la pena, pero profundo el disfrute. ¿Quien dijo que Extremadura era seca? Páramos verdes como si de Galicia se tratara, puentes de piedra que salvan caudales generosos de rios jerteños…y lluvias que nos sorprendieron haciendo de la primavera un otoño tardio.

Buenos peregrinos, de los que no tienen prisa porque saben a donde van, lo que les espera, y disfrutan de una charla ante una copa de vino, de un atardecer en una ermita, en lo profundo de Bejar, donde el tiempo se escondió bajo soportales de piedra y quedó dormido. Y Fuenterroble de Salvatierra…el corazón espiritual de la Plata…si no existiera habría que imaginarlo, porque el peregrino necesita de esos lugares a los que el alma se agarra. Ya en lontanaza Salamanca, Roma de Occidente, majestuosa y vetusta, más hospitalaria de lo que es normal para las grandes ciudades. Aquí paramos, regresamos alegres aunque obligadamente al hogar…para cuando el regreso?

p1150969

Sevilla jacobea

09/01/2015

Publica recientemente José Becerra en su blog http://leyendasdesevilla.blogspot.com.es, un reportaje, dentro de su magnífico trabajo en torno a la Catedral de Sevilla, sobre la Capilla de Santiago. No podía faltar esta advocación, por la Orden de Santiago que tanta raigambre tuvo en la península y en la historia de este pais, y espero con entusiamo la de la Capilla de S. Hermenegildo donde,  entre claro-oscuros (más lo segundo que lo primero), se venera una efigie de Santiago Peregrino que porta un bordón regalado en tiempos por la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Sevilla.

La falta de implicación del Arzobispado en este fenómeno jacobeo, que el año pasado hizo que casi 3000 pereginos partieran de la Catedral de Sevilla hacia Compostela, hace que estos detalles pasen sin pena ni gloria. A pesar de su lejanía, eclipsada quizás por la “gloria” (que ni envidiamos ni deseamos…) del Camino Francés, el Camino Mozarabe a Santiago-Vía de la Plata (“Camino de la Plata” en viejos mapas, en una denominación más sencilla y peregrina, a mi entender…) y Sevilla, cuentan con estos pequeños-grandes detalles de calidad “santiaguista”, como la bula que posee la Hermandad del Amor, que concede en Año Santo los mismos privilegios espirituales al que acude a su sede que al que va a la sede compostelana, o la tradición-leyenda  isidoriana de la Iglesia de Santiago, donde recientemente, y como es ya tradición, celebramos la Traslatio del Apostol…

Lo dicho, sin envidias ni afan competitivo, pero reclamando el acervo jacobipeta que también tenemos….

nueva-vidriera-de-enrique-alem-en-1478-sta-justa-rufina-b-erbara-santiago-mayor

 

E por Burgos aguijaba…

23/11/2014

Ya hace más de un mes, pero merece la pena hacer una reseña de esa hidalga ciudad de Burgos que el pasado mes de Octubre acogió el X Congreso Internacional de Asociaciones Jacobeas, al que tuve la suerte de asistir y la oportunidad de participar. Excelente la acogida y la organización, de los mejores eventos de este tipo que recuerdo.

La ciudad nos recibió con frio y lluvia, para hacer honor a su fama, pero luego lució un sol duro que brilló, remedando al poeta, sobre las duras aristas de los pináculos catedralicios. Ciudad que rezuma historia bajo la poderosa sombra del Cid. Lectura obligatoria, afortunadamente de mis tiempos de instituto, su apasionante vida es ejemplo de superación, nobleza, sacrificio y esfuerzo; admirado por muchos, entre los que me cuento, y vilipendiado por los tiempos modernos que lo tachan de politicamente incorrecto, es sin duda un personaje entre la historia y la leyenda que no deja indiferente a nadie. Luego, Catedral, Miraflores, Las Huelgas…piedras angulares de belleza e historia, huella peregrina en cada rincón.

Burgos nos trató con cariño, ofrenciéndonos su patrimonio monumental y el de sus buenas gentes, sin tasa ni medida. Agradecer en especial a Jesus Aguirre, Presidente de la Asociación de Burgos, sus atenciones para con estos peregrinos sureños que disfrutamos de esos días. Buen Camino.

1416776972_p1140071santiago

MUCHAS SENDAS PERO UN SOLO CAMINO: crónica de un peregrino en el congreso de acogida cristiana

01/06/2014

Hace apenas unas semanas finalizó el II Congreso de Acogida Cristiana en el Camino; noticias oficiales se han centrado apenas en la inauguración del mismo por Monseñor Barrio y, sobre todo, en la presentación de la nueva (dichosa) Compostela, y en el certificado de distancia, ambos dignos de alabar por su nuevo diseño, y, en el caso del certificado, por lo que puede suponer como elemento para terminar con los machacones (y machacantes para el pobre Camino) 100km, pues a partir de ahora cualquier “peregrino” motivado por la titulitis, obtendrá su diploma independientemente de la distancia recorrida.

Pero escribo esto para contar lo no dicho, y no lo que los medios oficiales ya han reiterado. Efectivamente, poco a poco se congregan más instituciones entorno a este movimiento de acogida cristiana: representantes de las diversas diócesis del Camino Francés y también de Zamora, como testigo de la Vía de la Plata; las asociaciones de Astorga y la AGACS como miembros nacionales junto con la Federación Española, y peregrinos de asociaciones y cofradías de Japón, Gran Bretaña, Luxemburgo, Francia…

Creo que la importancia del encuentro viene dada por el foro de diálogo que se plantea entre estamentos religiosos y asociativos jacobeos (y la sempiterna presencia del Gobierno Gallego), necesario, por tarde que parezca llegar, si, efectivamente, vamos todos en el mismo Camino. Foro en el que hay que trabajar todavía mucho: soltar viejos miedos, evitar la autocomplacencia, y hacer crítica constructiva. Pero al menos se están dando pasos en ese sentido.

Nos acercamos al medio siglo de la resurrección jacobea, allá en O Cebreiro de manos de Don Elías Valiña (curiosamente, o no tanto, su determinante figura era desconocida incluso para muchos presentes, ya que se trata de personas que llevan pocos años en este mundillo) y la negada (por los políticamente correctos) desconfianza entre movimiento jacobeo e instituciones oficiales de la Iglesia…y el Estado…que queda patente en aseveraciones como las del  Sr. Marzoa (Presidente de la Cofradía del Apóstol de Luxemburgo) quien reconoció que, a la hora de organizar a los peregrinos en su país, el difunto D. Jenaro Cebrián le dijo que “se olvidara de las Asociaciones y fundara una Cofradía”. Afortunadamente los cimientos para superar esto se están poniendo, más vale tarde que nunca, y depositamos esta esperanza en el nuevo Deán de la Catedral Compostelana, D. Segundo Pérez.

Clara, valiente y con fundamentos la intervención de  la Presidenta de la  Sociedad Francesa, Sra. Rucquoi, que denunció la casi nula colaboración de la administración eclesiástica francesa, salvo contadas diócesis a iniciativa personal de sus sacerdotes, y el avance preocupante de una secularización malentendida que pretende vaciar de contenido cristiano el Camino, llegando incluso algunas asociaciones francesas a eliminar de su denominación el nombre de Santiago, lo que devalúa su sentido hacia el mundo del senderismo, que no es lo mismo que peregrinación. Esto mismo ocurre en toda Europa, y España no es ajena, en mayor o menor medida, entre otras cosas por el desconocimiento.  Lo más básico y sencillo, la figura de Santiago y el origen de su Camino, están faltos de una didáctica que, acertadamente expusieron D. Miguel Angel González y la proyección del corto “El Pórtico de la Gloria, síntesis de Fe y medio de Evangelización”.

Ejemplo también de brazos abiertos y crítica positiva fue Monseñor Omella, Obispo de Calahorra-La Calzada-Logroño, que reconoció el alejamiento y suspicacia con la que la jerarquía eclesiástica ha tratado el Camino y a los peregrinos, algo consustancia a todo movimiento de religiosidad popular, y animaba a los sacerdotes, siguiendo el ejemplo del Papa Francisco, a salir de sus Iglesias y acudir a los albergues a predicar con el ejemplo, que es el mejor de los Evangelios.

Ejemplos de acogida cristiana como el de Fr. Paco Castro, Guardián del Convento de S. Francisco en Santiago, la vigilia de oración en la Catedral, que tuvimos la oportunidad de conocer, o interesantes disertaciones e iniciativas internacionales como la del Sr. Monsone en Hungría, demuestran que hay movimientos muy positivos de acercamiento al peregrino.

Como en todo congreso también hubo ratos para dormir la siesta ante conferenciantes que poco menos “venían a hablar de su libro” sin tan siquiera enlazar sus ponencias con lo jacobeo, pero eso es “normal” en este tipo de eventos.

Escuchar a los otros, sin prejuicios, siempre enriquece. Algunas ponencias brillaron por si mismas y otras habrán de ser digeridas en su lectura; la Madre Prado, OSA, por ejemplo, en su profunda disertación, si dejó claro unos elementos esenciales para todo peregrino: que sin meta no hay peregrinación, que puede haber urgencia en llegar pero siempre debemos tener un objetivo.

La Federación, en la persona de su Presidenta Mª Ángeles González, ocupó uno de los momentos más in-tensos: se reivindicó el trabajo de más de 25 años de Hospitaleros Voluntarios, siguiendo un ideario de acogida de índole cristiana, pues es la única posible cuando hablamos de hospitalidad, y las piedras del Camino durante ese tiempo puestos por los otros dos estamentos en juego, Iglesia-Estado. Monseñor Juan del Rio clausuró el congreso, incidiendo en ese mismo fondo de unión, en ese areópago que es el Camino de Santiago.

Como socio que soy de una entidad jacobea, apostillo (que me disculpen el atrevimiento) lo dicho por los representantes de las asociaciones: jamás ha existido enfrentamiento entre Iglesia y peregrinos, pues estos forman parte de aquella, pero si desencuentro entre Arzobispados del Camino (en especial con el de Santiago…que hasta el mismo Valiña sufrió) y movimiento jacobeo, y por supuesto enfrentamiento abierto con la Administración Pública que pretende vender una imagen idílica demasiadas veces, mientras manipula y destruye a su antojo al Camino y su esencia. El movimiento de acogida cristiana en el Camino se entiende ante el peligro ya señalado del vaciamiento que, desde algunas bases pseudo- jacobeas, se está acometiendo de la peregrinación, pero en ambos lados (eclesiástico y asociativo) hay intransigencia y manipulación, y el sentir peregrino quiere que se entiendan y se unan, se liberen de pesos innecesarios, pues son complementarias y no enfrentadas, y el equilibrio vital para el Camino.

Tenemos esperanza: cuando hablamos en los almuerzos, en las visitas culturales, con religiosas ilusionadas con la acogida que prestan, con hospitaleros que viven su Fe en armonía con credos y descreídos, con gente ilusionada por el Camino y deseosos de trabajar por él. En nuestras manos está consolidar el legado, traspasarlo sin pervertir su esencia, y dejar un poso de hermandad y colaboración entre todos.

p1120365valedor-do-cami-o

Berenguela JoyasdelCamino®

Artesanía del Camino de Santiago de Compostela. The Way of Saint James Crafts

Cristina Colmena

Writer and Playwright

AvantiConLaGuaracha

Las pamplinas de José Antonio Núñez

La túnica de Neso

Departamento de Latín IES La Senda Quart de Poblet

ecleSALia.net

Servicio informativo (ISSN: 1579-6345) desde 2001

Tradición Jacobea

Un espacio WordPress.com para el peregrino jacobeo

Danienlared

Todo sobre la saga "Dune" en español.

El Camino de Jesús Palacios

Es una pena que en la vida no haya flechas amarillas... @JesusPalaciosG www.elcaminodejp.es

En los Reinos de Tartaria

Hic sunt dracones

Berenguela JoyasdelCamino®

Artesanía del Camino de Santiago de Compostela. The Way of Saint James Crafts

Cristina Colmena

Writer and Playwright

AvantiConLaGuaracha

Las pamplinas de José Antonio Núñez

La túnica de Neso

Departamento de Latín IES La Senda Quart de Poblet

ecleSALia.net

Servicio informativo (ISSN: 1579-6345) desde 2001

Tradición Jacobea

Un espacio WordPress.com para el peregrino jacobeo

Danienlared

Todo sobre la saga "Dune" en español.

El Camino de Jesús Palacios

Es una pena que en la vida no haya flechas amarillas... @JesusPalaciosG www.elcaminodejp.es

En los Reinos de Tartaria

Hic sunt dracones